domingo, 25 de octubre de 2009

DIOGENES Y YO




Soy de la opinión que las cosas cuando pasan por algo. Pensé que había perdido por el camino “mis escritos” mis cuadernos, esos cuadernos en los que escribía las cosas que me pasaban y esos otros en los que escribí las cosas que les pasaban a los demás o que yo me imaginaba que les pasaba, o me lo inventaba. Esos escritos que nunca salieron a la luz.

Pues como os digo se perdieron por el camino, bueno no se perdieron, yo sabía exactamente donde estaban pero no podía ir a por ellos. Había pensado decírselo a chatungo (que me dijo que le cambiara el apellido) pero hubiera sido ponerle en un aprieto. AL final fue garrapato el que un día me llamo y me dio la buena noticia. Los había recuperado.

Eran dos cajas, y ha estado en una esquina de mi salón como dos semanas. Simplemente me daba miedito abrir las cajas y ver lo que había dentro.

Muchos recuerdos, sí señor, buenos y malos. Primero he empezado con una que ponía “CARTAS” allí metí las cartas que me escribía con mi hermana al principio de los tiempos, cuando el mail e internet todavía no se había inventado, había muchas, pero cada vez menos… también estaban las cartas de Garrapata… hay que ver las que hay, que lo de hablar se nos da bien desde el principio de los tiempos.

Y de mil personas más, de Cucho, aquel chico del pueblo que desapareció un día sin decir adiós, de un amor de verano de Benidorm, de un par de chicas americanas con las que me escribía en Ingles (que pereza por Dios), con mis amigas del pueblo, y de uno que no sabía quién era hasta que no leí una de las cartas. Un chico que estaba en la cárcel y no me preguntéis por que porque no me acuerdo pero me estuve carteando con él hasta que me raye y pensé que a lo mejor cuando saliera venia a buscarme y que claro… y si era un asesino en serie? Ya sabéis yo y mi imaginación.

Luego le ha tocado a la otra caja, la abro y lo primero que encuentro es un álbum de fotos ¿y esto? Anda!! Que hacen estas fotos aquí… Barcelona… mi primera vez, yo creo que por eso me gusta tanto esa ciudad porque la primera vez fui con él, y más fotos y EL (así con mayúsculas) su sonrisa perfecta, y yo y mi sonrisa y mi cara de felicidad, que poquito me iba a durar.

Y un cuaderno que empecé la segunda vez que fui a San Francisco con la esperanza de que algo cambiara en mi vida, deseando con todas las fuerzas que cuando volviera un tornado hubiera pasado por mi pasado y se hubiera llevado todo. La esperanza de empezar una nueva vida. Pero no. Que de recuerdos de los primeros momentos, de los primeros besos, las mil cartas que me escribió y las mil rosas que me regaló. ¿Cómo no me iba a enamorar? Y luego después… millones y millones de lágrimas, como escribí por aquel entonces “que caro es el precio de haber probado la felicidad” Pero bueno hoy han sido recuerdos con una sonrisa, ves Sherezade, llega un momento que se recuerda con una sonrisa.

Luego he cogido otro cuaderno y así he empezado a reírme y os juro que no he parado y aun ahora casi a las diez de la noche todavía me rio de las cosas que me pasaba, bueno que hacía que me pasaran.

Que tuve un novio que le puse los cuernos, no un ni dos, sino… yo que se los cuernos que le puse. Con premonición, alevosía y nocturnidad; que anda que ya me vale. Que le decía que me iba a casa porque me habían castigado y a la que doblaba la esquina me iba a buscar al otro.

Que al que era mi media mondarina hasta hace poco también se los puse pero la primera vez que estuvimos saliendo… anda que ya me vale.

Que una vez me cogí tal pedo a chupitos de licor de melocotón que desde entonces hasta ahora es olerlo y ponérseme mal cuerpo. Que el verano del 95 hicimos tantas fiestas en la casa de mi amigo el Rana (con el que por cierto me he liado más veces de las que yo recordaba) y en el pantano que creo que hasta nos faltaron días.

Que tenía una lista de los chicos a los que había conocido más “íntimamente” que por cierto tendré que actualizar que el último era un Sr. Pez

Que se quedaron much@s por el camino pero desde luego que los que siguen estando han merecido la pena.

Que me han dicho que no tenía que haberlo leído, pero solo ha sido por encima, para echarme unas risas, y ver que en momentos de mi vida no lo he pasado bien, pero que todo se pasa, con el tiempo todo se pasa….

5 comentarios:

muchojose dijo...

Ves,e so también lo he dicho yo siempre.
Que con el tiempò lo recuerdas todo con una gran sonrisa y hasta disfrutas leyendo.
Bsitos y buena semana

Alfa dijo...

Esos cajones con recuerdos dulces y amargos están presentes en algún rincón de nuestra mente. El valor para abrirlos ha de ser grande, porque enfrentarse con el pasado nunca fue fácil.
Aunque aveces es agradable

Sherezade dijo...

Buuuffff nena, y si, tenés tanta razón, me has hecho llorar al leerte y a la vez me he puesto a sonreír al recorrer juntitas los caminos de tu caja de tesoritos.

Qué hermoso todo tal y como lo decís, tanto por recordar, re_vivir, encerrados en cartitas o viejas fotografías se eleva la expresión.

Todavía me duele tanto que no me lo creo, pero confío llegará el día en que mi caja como la tuya esté llena también de tantas, tantísimas son_risas.

Gracias por este paseo!

chapete dijo...

puf,tengo UN BAÚL!!!!

ynosek(+)kontarte dijo...

Yo también tengo un cuaderno de disgustos.... Ayyyy