martes, 3 de febrero de 2009

EL PERRO DEL HORTELANO Y/O LA GATA FLORA


“Cada uno es como es,
No como tu quieres que sean,
ni como fueron, ni como serán”

Creo que esto no era asi concretamente, lo leí en algún libro y se me quedo grabado ahí en ese rinconcito de mi cabeza donde guardo yo estas cosas para luego sacarlas y que parezca que tengo un poco de cultura, pero solo para aparentar.

Esto viene a cuento del sábado por la noche, yo llevaba todo el día con mi paz interior, nada consiguió alterármela. Ni haber perdido el tren a las 6 de la mañana, ni tener que esperar más de media hora en una cita pa ponerme mona, ni que la comida estuviera tan buena como yo me quería imaginar, ni que no me durmiera casi siesta… ni nada de nada…

La cosa fue degenerando, que una no viene al concierto que íbamos a ir porque había estado todo el día trapeando y estaba cansada, que la otra no venia porque tenia que estudiar, que la otra llegaba tarde…. No pasa nada, no pasa nada… nunca pasa nada….
Como no pasaba nada, al final por esos malentendidos de la vida, por cambiar los planes a última hora de los 6 que éramos al principio fuimos 4. Bien, ya veras lo bien que nos lo pasamos. Al concierto no fuimos, y me jodio, no tanto por perdérmelo, sino porque yo si había dicho que iba, y lo que digo lo hago, si no no digo nada….

Picamos algo y yo iba notando que la cosa no funcionaba, alguna conexión no estaba bien hecha… Nos fuimos a por nuestra sangría de rigor y empezamos con la misma retahíla de siempre…. Empezó a contarme lo mismo que me dice cada mes, mes y medio más o menos… La ultima vez, la enésima, cuando me contó lo mismo mi respuesta fue “tía, yo no se que decirte” y su respuesta fue “no te cuento las cosas para que me digas lo que tengo que hacer” Pues muy bien, punto en boca, no vuelvo ha hablar.
Pero ahora ¿porque me vuelves a contar lo mismo sin cambiar ni una palabra de ese guión que te has aprendido para que te tengamos pena por estar jugando con los sentimientos de una persona que si te quiere?

Lo más gracioso de todo es su actitud, me cuentas tu vida, me pides mi opinión y cuando intento abrirte los ojos, hacerte ver que eso no esta bien, que tienes que dejar de jugar al perro del hortelano, no te gusta lo que oyes… ¿es eso lo que pasa?.
Me dices, y me repites intentándome convencer que eres madura, que ya has superado tu gran decepción anterior, que a tus 30 años ya eres adulta; mientras tanto yo pienso que tanta carrera y tanto Máster os han dejado más atontadas (tanto a ti como a la otra) de lo que ya estamos todos de por sí.
Que es muy fácil apuntar con el dedo para juzgar a los demás sin darte cuenta que el resto de los dedos te señalan a ti y que quizá lo que criticas en los demás es lo que a ti te falta, o lo que más te sobra.
Que es muy fácil decirle a los demás lo que tiene que hacer, pero muy difícil hacerlo.
Que Dios me libre de parecer perfecta, de conocer la panacea para conseguir la felicidad, pero por lo menos soy consecuente con mis decisiones.
A lo mejor no estoy tan loca como parezco…

Solo te dije una cosa, intentado morderme la lengua para no decirte lo que de verdad pensaba de ti, para no hacerte daño. “Estamos hablando de los sentimientos de una persona, A. no es un periódico viejo, o una caja, que puedes dejar en un armario para cuando te vengan las ganas, tirarlo”

Si de verdad dijera lo que pienso de ti se que te haría daño, y los amigos no estamos para eso, aunque hay veces que no oigamos lo que nos gustaría oír de boca de estos, pero siempre se pueden limar las aristas para que no hagan tanto daño, siempre se puede buscar el momento justo para decir las cosas, el momento apropiado.
Pero no todo el mundo se da cuenta de que hay que tener un poco de tacto, de que cada uno tiene su vida y que por mucho que te digan, por mucho que te pidan consejo hay que pensar lo que hay que decir, hay que respirar antes de soltar lo que en verdad pensamos. No es cuestión de ser falsos, es solo pararse un segundo y ver si de verdad merece la pena decir en ese momento eso que estas pensando…

No, no soy la más apropiada para dar consejos, y menos últimamente que se me va la olla cosa mala, pero por lo menos intento ser consecuente con mis decisiones y escucho lo que me dicen a quien pido consejo (aunque tu creas que cae en saco roto, garrapata), pero no por eso hago caso a lo que ellos me dicen, aun sabiendo que tiene razón. A andar se aprende andando…

Bueno pues a mi me entro el mal rollo, la comedura de chola, y me fui a casa. Algo que jamás nunca me había pasado fui la primera en abandonar el saraó, bueno la segunda que la seta ya se había marchado.
Y lo peor de todo, y lo más preocupante, solo le di dos tragos a un Bacardí, ¿me estaré volviendo abstemia?

Yo no se cuando se me ha ido más la olla, si el sábado o hoy, me lo haré mirar….

5 comentarios:

bebita dijo...

Esto de acuerdo contigo: Sinceridad, sí, pero quizá maquillada con un poco de colorete y un toque de carmín...
Besitos!! Ya verás como el próximo finde te diviertes, y mucho!!

ynosek(+)kontarte dijo...

miratelooooooo por dios!!!!

no hija no ... hay gente de todos los gustos y colores ... y hay muchos suelta chapas que encima cuando das tu humilde opinión se ponen a la defensiva ... vamos a ver!!! me lo estás contando para desahogarte o con todas las consecuencias????

yo flipo.

Duncan de Gross dijo...

Siempre la verdad por delante...

Anónimo dijo...

bueno ya sabes, que cada uno se lo tome como quiera,pero no sabemos apreciar a los buenos amigos.....y tu tranquila, el sabado que viene te tomas la revancha y vuelves a los bacardisss que seguro que te han echado de menos......besicosss

josevillano77 dijo...

Tu si que vales niña.Yo aprendí hace tiempo a dar los consejos o recomendaciones o "sifueratuyoharía" una sola vez y solo si me los piden.Si veo que la gente reincide,hago como tú,"no sé que decirte",y si les molesta que tiren de esta,jajjaaj.
¡Btos!