domingo, 17 de mayo de 2009

SI NO LO CREO NO LO VEO


Una de las frases más absurdas que conozco es: “Si no lo veo no lo creo”. Bien pues según esto el amor no existe. El amor no se ve, no se toca, solo se siente, se vive... ¡Se sufre! Pero no vas al médico después de una ruptura de pareja y te señalan en la radiografía: “pues mira, tienes el amor enquistado aquí en la boca del estomago, vamso a ver si te lo podemos quitar con antibiótico y si no… a operar”. Que no se vea no significa que no exista. Y no vale decirme que el amor si se ve a través de reacciones físicas, porque no vale. Esas mismas reacciones de nervios, pérdida de apetito, nauseas, dispersión, (la verdad es que se le quitan a una las ganas de volverse a enamorar) pueden estar provocadas por otras muchas cosas, no solo por un estado de enamoramiento. Y aunque a veces el termino felicidad puede ser engañoso y creamos que no existe, si que existe y tampoco se ve. No sale en los análisis “está usted en poco bajo de glóbulos rojos, pero la felicidad le ha subido bastante. De todas formas intente controlarla, porque le exceso de felicidad tampoco es recomendable en estos tiempos que corren, ponga la te un rato o conduzca por el centro de su ciudad en hora punta y el nivel acabará bajando por sí solo” A mi ayer me subió el nivel de felicidad durante unos minutos y apuesto a que nadie lo notó. Pero yo sí. Simplemente, me senté en un banco del parque a comerme una palmera de chocolate y a dejar que el sol y la brisa primaveral acariciaran mi tez tostada y mi melena sana y brillante… (He pensado que al ser dueña de este espacio puedo permitirme el lujo de inventarme lo que me dé la gana) Y me libré por unos minutos de toda especulación, agobio o tristeza. Aunque al abrir los ojos me encontrara rodeada de palomas a punto de devorarme. Qué tristeza despedirse de este mundo con esa última imagen. Pero bueno hasta ahí fui feliz, y eso no hay forma de demostrarlo, tampoco se ve simplemente se sabe. Y si yo llego y digo “Soy tan feliz…” y enfrente tengo a un escéptico y me contesta “a ver demuéstralo “Pues claro, como que no hay manera, Como el que cree en Dios, no necesita verlo, simplemente, sabe que existe. Como el que cree en el destino o el que sabe que le aman sin ninguna demostración física. Se da por hecho que solo existe lo que se puede demostrar científicamente.
Sois unos listillos. Hay cosas que existen pero que no se ven, un día se consigue demostrar científicamente y entonces dicen “oye, mira, que sí, que existe” sí, claro, pero ya existía antes de que vosotros llegarais. Que no serias capaces de verlo no quiere decir que no esté ahí. No podemos asumir esa limitación.
Dios mío que tristeza de vida. Si lo apasionante es aprender a percibir lo que no se ve y ampliar las barreras de la razón. No nos lo pueden dar todo hecho (ya nos gustaría) algo tendremos que poner de nuestra parte. Así que para rematar, yo le daría la vuelta a la frase porque lo que si está claro es que SI NO LO CREO, NO LO VEO.


Bárbara Alpuente
Copy&Paste by Casiopea

1 comentario:

LISSI dijo...

PUES MIRA QUE YO ESTOY DESENCANTADA Y ME DA MAS MIEDO K NA ESE GRAN DESCONOCIDO..EL AMOR.PERO CON TODO Y CON ESO CREO K SI K EXISTE...Y ESAS MANIFESTACIONES ENTRE ARCADAS CONVULSIVAS, ESTADOS DE IDIOTEZ GALOPANTE Y SONRISA GILICUAL...PUES OIGA COMO K MOLA DE VEZ EN CUANDO...AINSSS SE NOTA K ME HACE FALTA ALGO DE CARIÑITO YA,NO?
BESITOS WAPA ,K HACIA UN MILLON DE AÑOS K NO PASABA POR TU MORADA.:D