miércoles, 10 de junio de 2009

REVIRDING O REVAIVAL

O COMO SE DIGA
Pues que estaba yo en el súper tal que hace un rato en la sección de congelados buscando una bolsa de arroz 3 delicias que son un poco complicados de encontrar. Las bolsas de ahora se tenían que llamar mil delicias con arroz porque entre los champiñones, las gambas, la tortilla, y mil cosas más ya no es arroz tres delicias.
Bueno a lo que voy que me lio como siempre. Que andaba yo por allí y he visto CHANQUETES, Chanquetes maja que ha pasado toda mi infancia por delante de mis ojos.
Los chanquetes, para quien no lo sepa, son peces varios pequeños pequeños, se fríen todos juntos y con espinas y todo, no se limpian, son muy muy pequeños así que no pasa nada.
Yo, cuando era pequeña, allá por los 80 veraneaba en Málaga y los comía mucho, todavía no se había puesto de moda lo de Pezqueñines – NO- Gracias. Así que soy una de los culpables de la extinción de muchas especies mediterreaniles (sorry).
Bueno la cosa es que en el mes de Julio nos íbamos con mis abuelos a Málaga, nos íbamos en tren en un viaje que demoraba 12 horas, cuando ahora se llega en 2 horas y media, el viaje era una odisea, con sus correspondientes filetes empanados y sus mil ¿Cuándo llegamos?
Nos íbamos mis abuelos mi hermana y yo cogíamos el tren en Atocha, cuando solo había un Atocha y desde la ventana, de las que se podían bajar, nos despedíamos de nuestros padres con un pañuelo…Cuando llegábamos a Málaga nos estaba esperando una monja “compañera-hermana” de la hermana de la tía de mi padre y nos llevaban a la casa de la playa al pueblecito donde veraneábamos.
Ese pueblo era tan pequeño que nos conocía todo el mundo. Alquilábamos la planta de arriba de una casa súper chula, tengo mucho recuerdos de aquella época, como por ejemplo cuando a mi me obligaban a echarme la siesta y a mi hermana la dejaban quedarse viendo la tele solo porque era más mayor y cuando me ponía a llorar la muy capulla me decía “llora, llora, que así menos meas” y ahora cuando a lo mejor estoy llorando y me acuerdo de los que me decía, me entran unas ganas de hacer pipi…
También me acuerdo cuando estaban las sabanas tendidas en la pedazo terraza con el mar de fondo y yo hacía que todos se sentaran delante de ellas como si fuera un escenario y yo salía de entre ellas cantando y bailando…. Pero lo mejor de todo es que no tendría ni 10 años, era un mico, pero por lo visto muy graciosa.
También me acuerdo del verano que pisé un erizo, como dolía y tuve que estar casi todo el mes sin bañarme, jo que royo.
Me acuerdo de los jazmines que me ponía mi abuela en la mesilla para que no me picaran los mosquitos ahora siempre que los huelo me acuerdo de Málaga, y de la nívea de la alta azul que se echaba ella para ponerse morena, de cuando se reía y se le movía la barriga, de mi abuelo desayunando pan untado con ajo (algo típico en Córdoba)
Me acuerdo cuando un día, todos los años, íbamos a Torrox, al pueblecito de al lado, allí había una playa nudista y yo le decía a mi abuelo “abuelo dame la mano y cuando vea a una chica enseñando las tetas te aprieto para que la mires” recordemos que estábamos en los 80 en pleno destape y que yo la gracia y el salero al traía de serie.
Aquel pueblo se llama la Caleta de Vélez, en Málaga, Hace años, 12 exactamente, mi hermana y yo volvimos, aprovechando el último viaje familiar que hicimos los cuatro juntos, nos pusimos a andar por la playa y llegamos a La Caleta de Vélez… pero ya no era lo mismo, ya no era ese pueblecito de pescadores donde nosotras recogíamos caracoles pegados en las palmeras, donde nos manchábamos con el alquitrán de las barcas y donde nos regalaban de estraperlo, como lo decían, los chanquetes que les quitaba la policía a los pescadores…Hace 12 años ya había chalets de súper lujo pegados a la playa, hoteles y muchas tiendas y gentes extrañas que hacían que ese no fuera el pueblecito de pescadores que nos vio crecer verano tras verano.
Recordando recordando, me he acordado de mis abuelos, de mi hermana la que me chinchaba porque era pequeña, de Vélez Málaga, con sus calles finas (estrechas), con ese hospital de San Juan, convertido en residencia de ancianos, donde íbamos de vez en cuando para alegría de los viejecillos que nos llenaba los mofletes de besos y los bolsillos de caramelos de café con leche, de Torre del Mar, de Torrox, de cuando venían nuestro padres a buscarnos y de vuelta a Madrid siempre nos pasábamos por Córdoba a ver a la otra tía Antonia, o por Granada… de aquel Renault 4 azul sin elevalunas eléctrico y sin aire acondicionado…. Pero ese es otro tema…
Que buenos recuerdos me han traído los chanquetes por cierto…
LO BUENO NUNCA ACABA SI HAY ALGO QUE TE LO RECUERDA, como dicen los de Estrella Dam

4 comentarios:

David dijo...

Me encantan los chanquetes....

Bss
David

Duncan de Gross dijo...

Jejeje, me has recordado viejos tiempos con los chanquetes, y tu frase final de Estrella Damm, parece estar de moda, la oigo y leo por todos los blogs!!, Besotes y Miiiaauuss!!

ynosek(+)kontarte dijo...

ay hija que momentazo de post, que bonikodeltodo ... ay .. plas plas plas plas y súper plas!!!!

los chanquetes están genial .. ummmmm ricossssssssssss

y esos viajes ... jo ... me han traído muchos recuerdos ... ay ... que boniko todo del todo.

sonia7386 dijo...

Pues mira tu que yo nunca los habia llamado chanquetes, ahora mismo no me sale el nombre, pero yo tambien los comia y a dia de hoy tambien los como de vez en cuando jeje. En finnn que bien recordar todos esos buenos momentos y si definitivamente muchos de los lugares que visitabamos hace tiempo se han convertido en sitios turisticos super abarrotados de gente!!! besitos