viernes, 30 de enero de 2009

SE ME OLVIDÓ QUE TE OLVIDÉ


Sé que de vez en cuando tengo que hacer limpieza, pero, sinceramente, me gusta encontrarme por ahi, de vez en cuando, de repente, lo que escribí....


Supongo también que tienes la típica pose de: soy cruel porque el mundo me ha hecho así, pero mira eso nunca fue de caballeros, te faltan muchas monturas que cabalgar, para poder llevar la lanza sin que te flojeen los brazos.


La felicidad es......hostias, soy feliz????? Se me olvido que te olvide.



30 de agosto 2008-08-30

La felicidad¿? Gran palabra con un significado superlativo.
Le damos demasiada importancia a una sola palabra, nos pasamos la vida buscándola cuando en realidad no nos damos cuenta de que la tenemos al lado de que vive con nosotros.

He aprendido muchas cosas en este ultimo año, muchas pero quizá la más importante es haberme dado cuenta de que me estaba olvidando de ser feliz.

No se si ahora lo soy o no, pero lo que si que se es que a lo último no lo era, menos mal que me han hecho darme cuenta de eso antes de que fuera demasiado tarde.

En el fondo le tengo que dar gracias a todo y a todos los que han pasado por mi vida en este ultimo año, ahora releyendo los escritos me doy cuenta de lo feliz que me hicieron en su momento de los sentimientos que afloraron en mi al verlos por primera vez y cada vez que volvían a estar frente a mis ojos. La ilusión volvía a mí, la ilusión de simplemente vivir. Esa ilusión que había perdido por creer que lo que me tocaba en ese momento era eso, simplemente vivir y vivir así, de esa manera.

Poco a poco eso se ha ido transformando en sonrisas, en ganas de seguir “palante” en ganas de vivir y ser feliz y como, al fin y al cabo, todo en esta vida es cuestión de proponérselo pues yo ya soy feliz.

Ahora y este justo momento soy feliz, luego no sé, mañana no sé. Pero ahora si que lo soy.

No se si alguna vez, antes, me he parado a pensarlo; si en esos últimos siete años, me paré y lo pensé. Quizá en los momentos de flojera cuando estaba a punto de echar todo por la borda me lo planteé, pero claro también comparaba con lo que tuve tiempo atrás y por eso no quería seguir.

Luego, siempre, alguna causa ajena a todo nuestro pequeño mundo, hacia que me tuviera que quitar ese pensamiento de un plumazo de la cabeza. Había que ser racional.
Al fin y al cabo no estaba enamorada, simplemente quería, hasta la muerte pero quería.

El punto si retorno llego cuando dejaron de importarme sus necesidades y me puse yo en primer plano, yo, que nunca había hecho eso, yo que siempre le había puesto a él primero. Ahora lo pienso, desde el tiempo y lo veo.

Aquel día en Valladolid cuando me dijo “Pues lo dejamos” estuve a punto de contestarle “pues adiós”

En ese momento, en ese justo instante, estaba tan sumamente harta de luchar por algo que si simplemente se había convertido en costumbre que no me hubiera importado echarlo todo por la borda.

Me paré en seco, el mundo se paro a mi alrededor, y cuando volví en mi y ví que el lo decía en broma (cosa que ahora dudo) solo me salio decir con un hilo de voz “que susto me has dado” cuando en verdad quería decir “si, por favor”.

La cobardía, que siempre me acompaña, la cobardía a perder una costumbre que al poco tiempo se iba a convertir en rutina…

Que pena que hubiera sido en ese momento y no casi un año después.

Eso fue cada vez a más, se fue convirtiendo en una pequeña bola, que se hacia cada vez más y más grande.
Se fue convirtiendo en “un yo primero” que camuflábamos con caricias estudiadas y polvos programados porque al fin y al cabo ya estábamos hasta cansados de querernos.

Tu por todo tu trabajo auto impuesto y yo porque ya hacia tiempo que había tirado la toalla.
Empezábamos a tomar decisiones por nosotros mismos, sin pensar, sin contar con la otra persona.

El ultimo viaje generó odio, algo que nunca pensé que te pudiera tener, aquellas palabras, aquel gesto, ver claramente, darme cuenta, por fin. Que yo ya no era lo primero para ti, si es que alguna vez había llegado a serlo.

Aquel viaje, en la ciudad del amor, que desde ese momento se convirtió en la ciudad del odio. Que gran decepción ya no tanto la ciudad, si no tu.

Eso mató mi último rayo de esperanza, el último punto de confianza de amor hacia ti.
Creo que en ese momento deje de quererte para tenerte simplemente cariño, para que fueras simplemente una costumbre en mi vida.
Alguien de quien preocuparme mientras ejercía el papel de madre-mujer feliz y complaciente si que tu te preocuparas más que de amasar fortuna dejando, como siempre, los sentimientos a un lado, para luego.

Que pena, para ti claro, que hayas olvidado de vivir, que simplemente sobrevivas pensando en el mañana si darte cuenta que lo que tienes que vivir es este justo instante, que el luego puede que luego ya no exista, que cuando te des cuenta ya va a ser demasiado tarde.

Ese es tu problema ya, no el mío. Yo estoy disfrutando cada minuto de mi nueva vida, de esa que me impusiste hace un año y a la que me ha costado poco acostúmbrame porque, gracias también a ti, la estaba echando de menos.

Y ya llevaba demasiado tiempo echándola de menos junto a ti.

4 comentarios:

Sherezade dijo...

WWoowwww, te leo y puedo notarte como si lo estuvieras diciendo.

Que difícil opinar desde mi orilla, q valiente RE VALIENTE vos al desempolvar ello y com_partirlo.

Que suerte haberte dado cuenta de como es alguien q no te merece,

vale nena!!!!.

Que cariño q te tengo por ser como sos, asi, con todas tus letras!!.

Besitos princess, y buen finde :)

muchojose dijo...

Que manía la tuya de guardar cosas y más cosas...
Al menos está la lees y te das cuenta del bien que hiciste, y que te diste cuenta a tiempo para no sufrir más de la cuenta.
Ahora sí que sabes lo que es la felicidad, no?
Besitos

PD:Yo sí comento....

Duncan de Gross dijo...

Hay que echarlo todo fuera, así, todo bien claro, seguro que cuando terminaste te quedaste como una rosa, genial, y si eres feliz, pues fabuloso, es como debe ser Casiopea, un besotazo!!

ynosek(+)kontarte dijo...

hiciste bien .... ole ole y ole!!!

yo tengo sindrome de diógenes con el correo electrónico ... una pasada ......